Yakamoz.




Yakamoz.


Turco: La luz bioluminiscente que cierta criatura marina emite, lo que resulta en un espectáculo de luz en la superficie del mar.”

yakamoz.jpg


»Morir mañana es tan bueno como morir cualquier otro día.
Veronika decide morir.
Paulo Coelho«






svalce.
Vaho.
Somos el vaho de un invierno frío.
Nos elevamos en el aire una única vez en la vida.
Nos elevamos y huimos. Fundiéndonos con el aire, pasando a ser parte de él.
Y nos desvanecemos de forma efímera. Sin darnos cuenta o sin querer hacerlo.
Pasamos a desaparecer, lentamente, sin pausa.
Lo aceptamos, dejamos paso a los siguientes y admiramos. Mañana nadie se acordará de nosotros. Nadie recordará cómo nos elevamos.


»No quiero ser simplemente vaho.

thu.
no todos los ángeles tienen alas,
ni todos los monstruos están bajo la cama…
 
»Hay algunos que duermen en ella.

los cristales estallaron, y su grito rasgó el aire.
la oscuridad brilló en la luz.
no había nubes plomizas aquel día para recibirla.
se alzó de nuevo, se asomó al mundo y lloró.

»Se rompía por dentro.
¿Había llegado su fin?

hay días en los que es mejor no existir,
no respirar suele ser más fácil que hacerlo…
y sin embargo, seguimos luchando por hacerlo.

»¿Tan grave es, no querer seguir el rumbo… 
marcado?



z(a)l.

escombros.
eso fue lo que quedó de ellos.
andaban, sí, y respiraban.
“vivían” para el resto del mundo pero al mirarlos a los ojos…
ruinas.
estaban muertos, muertos en vida.
aguardaban expulsar su último aliento con ansias.
no querían seguir entre los vivos.
el mundo era demasiado cruel para ellos.

escombros…
alguien rió a lo lejos.
la risa se volvió llanto y el llanto en silencio.
el amanecer llegó acompañado esa mañana,
la Muerte venía a visitarlos.

»se derritieron como el hielo y se consumieron como las llamas. 
ya no existía el mañana.


mul.
Dejé que mis uñas arañaran sus brazos,
que la sangre, mezclada con su sudor, corriera por mi piel.
Se mezclaba con mi esencia.
Sabía salado.
El agua limpió la piel, liberandola de la culpa,
 
»liberando al cuerpo,
que roto de dolor se consumía.

Pero quedó el alma,
marcada, sucia, llena de heridas.

»Quedó el alma para cumplir la penitencia.

Las heridas continuaban frescas.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje soñadora/or

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...